Noticias

Publicado en noviembre 1st, 2017 | Por Raul Valladares

0

La fórmula de los spin-offs sale al rescate de House of Cards

La producción, golpeada por el escándalo de Kevin Spacey, busca continuar su historia tras su último ciclo.

La televisión norteamericana vive tiempos de récords, con la mayor cantidad de series que se hayan producido jamás en un año (y cada año subsiguiente vuelve a establecer una marca). El efecto secundario es que en un escenario en donde hay más competencia que nunca, es que ninguna serie está definitivamente terminada. En un afán por capturar la atención de un público cada vez más fragmentado, la TV (tanto la lineal como los servicios de streaming) ha mirado a los éxitos de antaño para encontrar respuestas en su programación. Full house, 24, Prison break, Twin peaks, Will & Grace y más han regresado a la pantalla tras haber, supuestamente, terminado sus historias, en algunos casos hace más de dos décadas.

Un frenesí de revivals que ha ido evolucionando a la siguiente fase: hoy, incluso cuando una serie anuncia con bombos y platillos su final, pueden pasar sólo meses para que la historia regrese a la pantalla chica a través de un spin-off que permite explorar nuevos aspectos de la trama.

Y a pesar de que la actual TV de prestigio -las series que han dado forma a la “nueva era dorada” del medio- suele separarse de las fórmulas de la televisión tradicional, son justamente estas series las que han encabezado la estrategia para extender su fenómeno. Pasó un año y medio tras el final de Breaking bad para que se estrenara su spin-off Better call Saul. Game of thrones aún no estrena su última temporada (que llegará probablemente en 2019) y HBO ya tiene a cinco equipos de guionistas trabajando en distintas ideas para desprender una nueva historia de la serie. Y transcurrió menos de un año para que algunos de los personajes de The good wife regresaran a través del spin-off The good fight.

Ahora, mientras el escándalo que tiene acusado al actor Kevin Spacey de acoso sexual en contra de un menor de 14 en 1986 (el también actor Anthony Rapp) aún no se apacigua, y que Netflix anunciara que la serie que Spacey protagoniza, House of cards, terminará en 2018, el portal de entretenimiento Variety reveló que la plataforma de streaming tiene ya por lo menos tres ideas de spin-offs para su popular producción; siendo la más avanzada la que propone seguir la historia a través de Doug Stamper (Michael Kelly), la inescrupulosa mano derecha del político Frank Underwood (Spacey).

Aunque antes de pensar en su futuro, la serie debe resolver su complejo presente: ayer Netflix decidió suspender hasta nuevo aviso la producción del sexto (y último) ciclo, que se encontraba grabando en Baltimore, aludiendo a que necesitan tiempo para “revisar la situación actual y poder responder las dudas de nuestro elenco y equipo”. Spacey no se encontraba esta semana en el set de filmación.


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑